Ruta de la presa de Cecebre

El Encoro fue inaugurado en 1975 y el objetivo era retener las aguas de los ríos Mero y Barcés para control y consumo humano. A pesar de ser un espacio creado
artificialmente, pronto se convirtió en un humedal de características naturales
excepcionales: surgió un complejo hábitat para el asentamiento de un fabuloso
ecosistema de flora y fauna. Así, este interés botánico tiene un impacto directo en el
mantenimiento de la población de aves, reptiles, mamíferos, insectos o anfibios. Hoy
es un enclave protegido declarado de Interés Comunitario (LIC).

Ruta Encoro Cecebre